Las siete actitudes de mindfulness: ¿cómo practicar la atención plena?

Para Jon Kabat-Zinn, fundador y exdirector de la Stress Reduction Clinic y del Center for Mindfulness in Medicine y creador de la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP), la práctica de la atención plena “parece ser simple, pero en realidad es difícil de hacer” porque las personas solemos estar atrapadas en los estados de la mente.


Este profesor emérito de medicina considera que hay al menos siete actitudes que benefician la práctica de la atención plena:


1. Mente de principiante

Esta actitud nos invita a llevar la atención hacia el momento actual. “Este momento siempre es nuevo, fresco. Nunca hemos estado en él anteriormente y aún así traemos ideas, deseos y actitudes a cada momento. No nos damos el tiempo de ver las cosas como si fuera la primera vez. Algunas veces somos tan expertos que nuestras mentes están totalmente llenas de nuestras experiencias, pero no nos dejan ningún camino para la novedad o nuevas posibilidades. En la mente del experto no hay muchas posibilidades, pero en la mente del principiante hay posibilidades infinitas porque el conocimiento es nuevo”, sostiene Kabat-Zinn.


2. No juzgar

En la práctica de la atención plena es muy importante no juzgar. Esto constituye uno de los principales retos, porque cuando comienzas a prestar atención en lo que está en tu mente aparecen ideas y opiniones acerca de todo, de lo que nos gusta y de lo que no, si es bueno o malo.

Kabat-Zinn aclara que cuando hablamos de no juzgar y ser conscientes no significa que no se hacen juicios sino que somos “conscientes de lo enjuiciadores que somos”.


3. Aceptación

La aceptación es un proceso activo, no significa resignarse de forma pasiva sino reconocer las cosas como son. “La aceptación no significa que no podemos intentar cambiar el mundo. O que no podemos intentar cambiar algunas circunstancias. Significa que, al menos que aceptemos las cosas como son, intentaremos forzarlas a ser algo que no son y eso puede ser muy difícil. Si reconocemos la realidad de las cosas tenemos el potencial de aplicar nuestra sabiduría en esa situación para cambiar nuestra relación con lo que ocurre de manera que pueda ser transformadora o sanadora. Pero sin la aceptación de nuestra propia situación es difícil saber donde estamos parados y si no sabemos donde estamos parados será muy difícil dar el primer paso”, asegura Kabat-Zinn.


4. Dejar ir

Dejar ir es lo contrario del apego: es la vía de la libertad. Significa dejar que las cosas sean como son y no quedar atrapados en querer que sean de cierta manera. La respiración ejemplifica esta actitud: inhalamos y exhalamos. De otra manera no hay espacio para la siguiente respiración. Es una parte natural de la vida: recibir y soltar.


5. Confianza

“La confianza es una maravillosa actitud para cultivar ya que hay muchos aspectos en nuestras vidas en los que somos extraños y cuando cultivamos la intimidad con nosotros cultivamos un sentido profundo de integridad y de confianza. Un buen lugar para comenzar es con nosotros y nuestro cuerpo. Mientras más confianza tengamos en nosotros más confianza tendremos en nuestras relaciones”, explica Kabat-Zinn.

6. Paciencia

Cuando estamos apurados por llegar a algún sitio, el resultado es que nunca estamos en el aquí y ahora. Algunas veces somos impacientes con otras personas, en el trabajo, pero la sabiduría de la paciencia es algo que nos sana profundamente. Si aprendemos a ser pacientes con nosotros, entonces podremos vivir el momento presente.


7. No esforzarse

Al cultivar la atención plena tomamos la posición inusual de no intentar llegar a ningún otro lado. Esto es lo que llamamos no esforzarse para permitir que las cosas sucedan conscientemente sin tener que actuar sobre ellas o intentar experimentar un estado especial de relajación o bienestar.

El profesor precisa: “simplemente es dejar que la vida se desenvuelva momento a momento sin ninguna agenda. Tenemos muchas agendas y siempre estamos en camino de un momento mejor en el futuro, intentando escapar de algo en el pasado. No es fácil de hacer porque tenemos muchos objetivos distintos en nuestras listas de quehaceres. Mientras más larga sea nuestra lista de quehaceres más tiempo debemos tomar para practicar el no hacer. Es una actitud enorme que traer a la vida. No significa no hacer las cosas. Al contrario, significa que harás lo que debas hacer”.


Las siete actitudes que sugiere Kabat-Zinn fueron recopiladas a partir de la siguiente conferencia. Si quieres escucharlas de su propia voz, puedes hacerlo aquí:


(Foto de portada: Taylor Deas Melesh)


2 visualizaciones0 comentarios