Cómo entrenar la atención plena usando los siete sentidos

El entrenamiento de la atención puede cambiar tu vida, pues la experiencia de este momento viene marcada por cómo le prestamos atención. De hecho, nuestro bienestar mental y emocional dependen en gran parte de ello, pues aquello a lo que le prestamos atención se convierte en nuestro mundo.


Por ello, con la práctica del mindfulness entrenamos la atención, para poder ponerla donde nosotros queremos y que no nos arrastre hacia las preocupaciones, lo que nos parece "amenazante" o a perdernos en fantasías.


Te invitamos a llevar la atención a través de los siete sentidos. Puedes elegir uno o varios de ellos, o escoger uno por cada día de la semana. Recuerda que la atención plena tiene que ser activa, amable y sin juicios:


1. Ver

- Para, haz una pausa;

- Observa las formas y los colores de los que te rodean;

- Fúndete con las sensaciones sin pensar, sin analizar, permaneciendo en la experiencia del ahora.


2. Escuchar

- Para, haz una pausa;

- Cierra los ojos y sintoniza con los sonidos a tu alrededor;

- Deja que vayan y vengan, sin ponerles etiquetas, solo escucha su tono, su ritmo. Cada momento tiene un paisaje sonoro.


3. Oler

- Para, haz una pausa;

- Cierra los ojos y sintoniza con los olores de a tu alrededor;

- Simplemente presenta sin juicio con el olfato, cuando paseas por la ciudad o el campo, ante una flor o cuando cocines o comas algo.


4. Degustar

- Para y saborea un bocado;

- Cuando comas o bebas algo, no hagas nada más, no leas, no mires tu móvil o la televisión;

- Míralo, huélelo, y al ponerlo en la boca pon toda tu atención en su sabor, su temperatura, su textura, permaneciendo con las sensaciones puras.


5. Tocar

- Para, haz una pausa;

- Coge un objeto, o tu propia mano o brazo;

- Acarícialo con las yemas de tus dedos: ¿es cálido o frío?, ¿es suave o áspero?, ¿es por todas partes igual o su textura cambia? Permanece con las sensaciones.


6. Propiocepción

- Para, haz una pausa;

- Observa cómo están tu postura y tu expresión facial. Pregúntate si estás cerradas o tensas;

- Si es así, suaviza, relaja tu postura y tu gesto, ¿cómo te sientes?


7. Interocepción

- Para, haz una pausa;

- Conecta con tu cuerpo, simplemente escúchalo, poniendo atención amable y curiosa;

- Intenta estar atenta a cualquier sensación que provenga de cualquier parte de tu cuerpo, sin rechazar nada.


(Foto de portada: Sharon Mccutcheon)

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo