Día Mundial de la Relajación: MindEdu te ofrece tres prácticas ideales para todas las edades

El descanso que les ofrecemos a nuestra mente y cuerpo nos permite reordenar las funciones y los procesos biológicos. A través de la relajación, nos liberamos de las tensiones y nos equilibramos para no sufrir una crisis que pueda poner en peligro nuestra salud.


Una de las herramientas más sencillas y cercanas que tenemos para relajarnos es la respiración, ya que nos permite oxigenar cada parte de nuestro cuerpo.


Cómo respirar con plena consciencia

La respiración está íntimamente unida a nuestras emociones. Si estamos agitados, nuestra respiración también lo estará, si nuestra respiración se tranquiliza, nuestras emociones se calmarán. El simple hecho de llevar la atención a nuestra respiración puede ayudarnos a cambiar nuestro estado emocional.


Sigue las instrucciones trazando con el dedo cada una de las formas desde el punto de partida. Si no te dan los tiempos, sigue simplemente tu respiración.


Relajarse en movimiento

Uno de los ejercicios para relajarse más completos, por lo bien que sienta al cuerpo y a la mente, es el yoga. De hecho, la palabra “yoga” proviene del sánscrito y su significado es ‘unión’: unificar el cuerpo y la mente.


La práctica de yoga se basa en ejercicios de “estiramiento, fortalecimiento y equilibrio realizados muy lenta y atentamente, con una conciencia instante tras instante de la respiración y de las sensaciones que aparecen cuando asumimos ‘determinadas’ posturas”, explica Jon Kabat-Zinn en su libro Vivir con plenitud las crisis.


El yoga puede realizarse de pie, acostado o sentado en una silla. El único requisito es respirar con atención plena y realizar algunos movimientos conscientes. ¿Te animas a probar?


Paseo relajante

Te invitamos a buscar ropa y calzado cómoda. Se trata de una práctica de mindfulness que se puede hacer en cualquier sitio: tu balcón, tu jardín, tu pueblo o ciudad, en un bosque, en la playa o en la montaña.


Intenta caminar con una actitud consciente, prestando atención a cada paso que das, a cómo entra el aire en tus pulmones y cómo exhalas.


Intenta descubrir qué seres vivos te rodean: puede ser una planta en la maceta de tu balcón, un insecto, un pájaro; un árbol en la acera por la que caminas; un ave posada en un tejado… cualquier ser vivo que te encuentres y te llame la atención.


Realizar algún deporte también ayuda a que nos relajemos, sobre si se trata de actividades que se pueden realizar al aire libre como andar en bici, trotar o nadar.


Un día analógico

Si bien la tecnología nos conecta y facilita la vida, también puede generar estrés. La última propuesta del equipo de MindEdu es apagar el móvil durante un tiempo, pueden ser unos minutos, horas o todo el día… ¿Cuál te eliges para celebrar el Día Mundial de la Relajación?


(Foto de portada: Blubel)


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo